Franz Mesko: “Preferí hacer música que entregue un mensaje a tanto cabeza hueca que anda dando vuelta por ahí”

Con una agenda llena de presentaciones en solitario y con colaboraciones con variados artistas que van desde Gepe hasta Bronko Yotte, el saxofonista está puliendo los últimos detalles de la segunda parte de su disco “Técnica mixta”.

En su departamento ubicado en el centro de Santiago, el músico Franz Mesko tiene pegadas en los ventanales que dan a su balcón varias hojas que representan los meses de este año. En cada una de ellas se pueden ver las tocatas que el saxofonista tiene programadas y que en su mayoría serán presentaciones con intérpretes o grupos que cultivan varios estilos, tales como la Moral distraída, Bronko Yotte, Gepe, Soledad del Río (ex La Guacha) y Jonas Sánchez, entre otros. “Me siento cómodo tocando con todos ellos, porque la música que hacen es buena y se aprende en cada tocata que hacemos. También he tenido la oportunidad de estar en varias grabaciones de ellos donde conozco al staff que graba y mezcla sus canciones, así que voy viendo cómo hacen eso, lo que es muy motivante y es música de todo tipo”, explica.

Todo eso que mira y absorbe en los estudios de grabación de sus colegas es solo una parte del trabajo que hace Franz Mesko, porque desde hace más de un lustro que partió su carrera solista con su disco “Calle ciega” del 2011, seguido por su EP “Franz Mesko Groove” del 2013 y su más reciente álbum titulado “Técnica mixta” editado hace dos años. En esos tres trabajos se nota el paso del jazz convencional al jazz rap mezclado con samples, cambio que vino poirque el músico se sintió literalmente saturado: “Salí arrancando de esa estructura del jazzista clásico. En un momento de mi vida me vi no disfrutando del proceso de la música, cada concierto era ‘Ahora tengo que tocar bien’, ‘seguramente irá tal o tal persona’, después terminaba el show y decía ‘pucha, no toqué tan bacán…’, entonces terminé diciendo “de qué me estoy preocupando, si toco para un circuito súper chico y lo paso mal”. De ahí me expandí trabajando con gente del pop, del rap. Preferí hacer música para sentirme bien, para disfrutar, que tuviera más alcance y también con el ánimo de entregar un mensaje a tanta cabeza hueca que anda por ahí dando vuelta. El rap tiene un mensaje súper potente que no es siempre político pero que sí te habla del cotidiano con el que me siento muy cercano”.

Esa idea de hacer música de calle también les pareció interesante a varios artistas del medio que colaboraron con Franz Mesko en su disco “Técnica mixta”. La lista para ese trabajo del 2015 incluye a los hiphoperos Seo2, Matíah Chinaski, Bronko Yotte, Cevladé, entre otros, más las voces de Celeste Shaw, Oddó y Ángelo Pierattini, los que sumaron una lista de más de 25 exponentes –también con músicos y DJ’s- que le dieron vida a ese material, el cual tendrá su segunda parte editada durante este año. “La música está compuesta, las bases grabadas en un 70%, falta grabar unas voces y algunos detalles. Estará Solo Di Medina, la Isa Deyabu, la Fran Riquelme de Newen Afrobeat y varios más”, adelanta el músico, quien agrega: “Quero poder alimentar el show que ya estamos haciendo en vivo, llegar a más gente y poder seguir experimentando con esto que es el jazz rap, de tocar con banda, con samples y con raperos, algo como lo que hace Robert Glasper y Nicholas Payton, que es Black American music”.

Fijar la atención

Con sangre eslovaca y alemana, el bisabuelo de Franz Mesko fue alcalde de un pueblo de Eslovaquia al que degollaron por problemas políticos y su abuelo, de oficio zapatero, se tuvo que venir siendo muy joven a Sudamérica. “Mi abuelo llegó a Argentina. Ahí se instaló con su negocio y siempre nos contaba cuando yo era chico que le hacía zapatos a Carlos Gardel. Ambos eran comunistas y compartieron harto en reuniones”. Como al abuelo de Franz Mesko le estaba yendo bien en suelo argentino, decidió ir a buscar sus cosas a Eslovaquia para radicarse en Buenos Aires. Pero una mala pasada lo obligó a radicarse en Chile: “Fue de ida y vuelta a Eslovaquia en barco y cuando llega a Valparaíso le robaron todo, entonces por eso se tuvo que quedar en Chile”. Y si bien sus antepasados tuvieron que armar sus vidas lejos de sus tierras natales, Franz Mesko tiene muy claro que no dejaría Chile para irse al extranjero: “No, no podría. Para yo salvarme solo y dejar a mis colegas viviendo en este país de mierda que no te apaña en nada. Me sentiría mal,  porque veo la música como una herramienta social y creo que acá en Chile se necesita mucho más esas ganas de aportar que afuera. Afuera está todo pasando y todo bien. Me puedo ir a Nueva York y van a bailar los temas que toco. Si me voy es para irme a tocar, para decir “Esto está pasando en Chile. Esto es algo de lo que se toca allá”.

El saxofonista también opina que para seguir impulsando la música de este país, el gobierno también debe tomar lápiz, papel y abrir la billetera en el asunto: “Nos caemos en las políticas culturales porque básicamente siendo músico no puedes vivir bien en Chile. Sería pulento que hubiera un ministerio de cultura. Hay un consejo, está el ministro de cultura, pero no hay un departamento formado por gente que trabaje en cultura. Por ahí se podría avanzar más aún porque ahora se siguen haciendo demasiadas cosas autogestionadas”. Sin embargo, Franz Mesko igual ve el vaso medio lleno en este punto: “Viendo que la cosa para el músico es tan difícil, hace que la música sea todavía más buena, que haya más contenido y más actitud para hacer la música de mejor calidad”.

Franz Mesko agradece como siempre a las cañas “Marca” y las boquillas “Jody Jazz”.

Fotos de Alicia Martínez.

Comentarios

comentarios

Artistas, EntrevistasLos comentarios están deshabilitados en Franz Mesko: “Preferí hacer música que entregue un mensaje a tanto cabeza hueca que anda dando vuelta por ahí”