Kriser One: “Me gusta hacer trap, pero no se lo recomiendo a los niños”

Hiphopero está preparando las canciones para su nuevo disco que se llamará “Trapklin” y sigue grabando colaboraciones con artistas extranjeros.

Son pasadas las ocho de la noche y en una escondida calle sin salida del centro de Santiago un grupo de hiphoperos echa la talla y se sacan selfies alrededor de un Dodge pintado de negro. La escena es alumbrada por varios focos ya que el grupo de artistas urbanos tiene programado grabar un video clip para un tema que ya está armado, pero que solo su nombre y el video que filmarán sin parar hasta el día siguiente.

“Aquí estamos todos los cabros”, explica Cristian Troncoso, más conocido como Kriser one, quien enumera a los 11 hiphoperos que lo acompañan: “Allá está Billy Abadón, Delirious que viene de Puerto Rico, Gato Plomo, Young Class, Pablo Chil-e, Carlitos Weyser, Cocodrilo, José Jayt, Flex, Ben Weapons y Capuchino”. Todos ellos vienen colaborando juntos hace un par de años en el estilo derivado del rap que hoy se conoce en gran parte del continente americano como el Trap.

¿Y las minas, a qué hora?, pregunta entre risas uno de los raperos a Kriser one, quien también está esperando que lleguen las invitadas para empezar a rodar el video. “Algunas son amigas, otras son pagadas. Pero acá es recatado, son para el video nomás. Tampoco se prestan, no como por ejemplo en Puerto Rico en que las tocan. No es lo mismo, la gente cree que sí, pero no es lo mismo”, explica Kriser sobre la participación del género femenino en los videos de trap actuales, estilo que se ha ganado muchas críticas por mostrar mujeres y alusiones explícitas a las drogas en sus videos. Al respecto comenta Kriser one: “El trap es la calle, las mujeres, pero no se lo recomiendo a los niños. No me gustaría que mi hijo hiciera las cosas que yo canto o las cosas que yo hice. Me gusta hacer esto, soy feliz y hay gente a la que también le gusta, pero no lo recomiendo para los menores porque es la vida de la calle, la real, estar ahí parado con drogas en tu cuerpo. Tú puedes estar en la calle no vendiendo droga, pero el que está al lado tuyo si puede estar vendiendo, y es ese ambiente y eso es el trap. Las trap houses vienen de eso, eran casas que vendían drogas y de ahí nació el género. El rap llenaba a los cabros de 30 antes y ahora el trap nos llena a nosotros los cabros de 20”.

Nubes

Cuando hace nueve años Cristian Troncoso tenía 14 años, se puso a rapear gracias a la influencia de su hermano mayor Ricardo, que en su momento hizo varios temas con el apodo de Jast. Ver todo lo que su hermano –momentáneamente retirado de la música- hacía con rimas y beats le bastó para hacer sus propias frases y grabarlas en su casa ubicada en el Barrio Franklin.

Ya en el 2012 Kriser edita su disco debut “My blood” producido por Chris Gómez y en cuya portada aparece con su hijo mayor Nicolás, que ya tiene cinco años. Mientras Kriser se abría paso en la escena hiphopera con su primer largaduración, también se puso a trabajar como serigrafista de imprenta en publicidad, trabajo que combinado con la música le permite hacer su vida en compañía de su pareja y sus hijos Nicolás y Gabriel, quien llegó a este mundo hace año y medio.  “Hago música porque me llena cantarle a la gente, conocer gente por ejemplo de Puerto Rico. Ser perseverante para algún día marcar algo”, reflexiona el trapero.

Luego de “My blood” Kriser editó su segundo disco “La vanguardia”, donde tiene seis temas con featuring y otro seis donde rapea solo. “Siento que ese es mi mejor disco, porque lo hice en un año y en cada mes hicimos un tema nuevamente con Chris Gómez”. Esos dos trabajos le han permitido hacer colaboraciones con colegas suyos del extranjero, tales como Soul G de Argentina y ahora con Delirious de Puerto Rico. Entre esos planes también está la preparación de su tercer disco que se titulará “Trapklin”, mezcla de palabras que le hace homenaje al estilo que interpreta y al barrio donde vive.

Y mientras Kriser, Delirious y sus 10 amigos hiphoperos siguen a la espera de grabar su nuevo video en el centro de Santiago, Kriser hace un último comentario sobre la diferencia de interpretación que hay entre el rap y el trap: “Aquí puedes cantar. Con el rap era como puro gritar. Con el trap se puede surfear, como se dice, volar cuando uno va cantando”.

 

Comentarios

comentarios

Artistas, EntrevistasLos comentarios están deshabilitados en Kriser One: “Me gusta hacer trap, pero no se lo recomiendo a los niños”