Fran Straube y su proyecto solista “Rubio”: “Esta música te da para experimentar muchísimo”

La líder de Miss Garrison planea lanzar cinco EP’s de dos canciones cada uno durante el 2017. Ya lleva dos editados y en julio pasado viajó a Nueva York y a Philadelphia a presentarlos en vivo.

Meses de mucha inspiración y libertad son los que está viviendo la cantante, compositora, baterista y tecladista Francisca Straube, porque mientras sigue con su habitual ritmo de tocatas dentro y fuera de Chile con su grupo indie Miss Garrison, ahora también ocupa varias horas del día para componer y pulir los temas de su proyecto solista “Rubio”.

Su centro de operaciones es un estudio ubicado en Bilbao con Salvador, en donde junto al productor Pablo Stipicic le comenzaron a dar vida a las canciones de “Rubio”, las que planea editar este año a través de cinco EP’s -llamándose cada uno con las vocales y consonantes que forman la palabra “Rubio”- para editarlas en un vinilo que saldrá a la venta en enero próximo. Hasta el momento ya han sido editados los EP “R”, que cuenta con las canciones “Indonesia” y “Luz”, esta última que cuenta con la participación de Carlos Cabezas y el recientemente editado EP “U”, con los temas “Las plantas” y “El tesoro”. “Hace un año saqué mi proyecto ‘Rubio’ que fue un poco random, así como aleatorio a Miss Garrison, lo hice pasa seguir creando porque soy bien inquieta en lo musical. Me encanta estar haciendo cosas todo el rato y esto me tiene bien contenta, porque está agarrando vuelo y todavía sigue siendo de boca en boca”, explica Francisca sobre su aventura  solista.

Las cuatro canciones que ya ha editado de su trabajo solista la muestran bien cercana al trip hop y a grupos como Blonde Redhead y The XX, que son algunos de sus artistas favoritos. Y si bien la experimentación a la que se somete en su estudio la puede llevar a componer y terminar un tema durante un mes, para su siguiente EP que se llamará “B” y que planea editar a fines de septiembre, nos comentó que sus dos nuevas canciones le gustaría que fueran solo con piano acústico y cuerdas. “Todavía no las tengo ni compuestas, pero así es como quiero que sean. Esa es la libertad que te da poder trabajar libremente en un estudio y lo mejor es que esta música te da para experimentar muchísimo, pero a veces me pregunto cómo vamos a tocar esto en vivo, porque se necesitarían como 10 manos para hacerlo todo”, reflexiona con una sonrisa la artista sobre este proyecto en que también mezclan las luces y visuales de sus conciertos de una forma protagónica para resaltar las canciones. “Rubio incluye más arte aparte de la música. Está lo visual, los videos, la estética de los EP que también tienen una historia. Cuando toco también hay una iluminación, un maping que ha sido envolvente, deja de ser la típica banda indie entonces pasa a ser la experimentación en distintas artes”.

En la Gran manzana

Pese a la acotación sobre la cantidad de músicos que Francisca necesitaría para tocar las canciones de “Rubio” en vivo, en el presente en vivo está ella con su voz, teclados y secuenciadores, más un bajista con teclados y máquinas y un baterista. Ese trío ya tuvo la suerte de viajar a tocar en vivo a Nueva York y a Philadelphia, donde ofrecieron cinco shows en una semana del pasado mes de julio. Comenta Francisca: “El resultado fue bueno porque incluso una noche nos tocó compartir el cartel con unos hip hoperos y todo se dio súper bien porque es una música bien experimental y se puede tocar en distintos circuitos”.

Todo comenzó un 1 de enero

Los primeros pasos de Francisca en la música fue cuando tenía once años allá por el año 1997. Luego de una extensa fiesta familiar de año nuevo con banda en vivo a la que fue con sus papás y su hermana, Francisca se sentó en la batería que todavía estaba armada y escuchando la música de la radio, tomó las baquetas y sin problemas comenzó a seguir el ritmo de la canción. Viendo que tenía swing, la metieron a clases y cuatro años después su padre le compró su primera batería: “Era una maxtone mega barata, pero yo muy feliz. Me hice una sala de ensayo en el comedor de diario en la casa donde vivía antes con mis papás. Ahí empecé a tener bandas de barrio, tenía un amigo gringo que me introdujo harto en la música, me mostró Nirvana y rayé harto con ese grupo”. A medida que pasaba el tiempo su pasión por la música seguía creciendo. Se compró un yembé y tocaba en plazas con amigos rastas, se empezó a meter en la percusión, también tuvo bandas hip hop y cuando salió de cuarto medio entró a estudiar la carrera “Música y sonido”, donde aprendió composición, música para películas y música para imágenes.

Estando en la universidad nació la banda Miss Garrison donde sus primeros pasos como vocalista fueron en una onda más punk. “Después me fui a estudiar producción de música electrónica a Barcelona, que eran todos los programas de computación para poder grabar, fue un poco más de un año”, recuerda Francisca quien también hacer un paralelo entre sus primeros pasos con Rubio y el presente de Miss Garrison: “Amo a Miss Garrison, quiero que tenga larga vida y estoy con mi proyecto solista. Al último disco de Miss Garrison “Sol de noche” le ha ido súper bien, así que estamos bien agradecidos, agarró una nueva luz. Venimos llegando de la gira de Primavera Sound en Barcelona, también estuvimos en Madrid, en México, después nos fuimos a tocar a un Festival en Sao Paulo, y ahora tocaremos en Primavera Fauna, en el En Órbita, así que estamos muy agradecidos”.

 

Comentarios

comentarios

Artistas, EntrevistasLos comentarios están deshabilitados en Fran Straube y su proyecto solista “Rubio”: “Esta música te da para experimentar muchísimo”