Rick Santino: “Siempre hay que estar haciendo música. Que el outro de tu último disco sea el intro de tu nuevo disco”

Nacido y criado en Las Cruces, el hiphopero acaba de editar su reciente EP “Interurbano” que le permite seguir haciendo música por los pasillos y tuberías del underground.

A la hora de enumerar mentalmente todos los discos que Javier Riquelme, artista urbano conocido como Rick Santino, ha publicado desde el 2004, llega a la conclusión de que son cerca de 15, repartidos en los que llevan únicamente su firma y los de los varios grupos en los que ha colaborado.

Partiendo del presente hacia el pasado en su discografía, el más reciente material es un EP llamado “Interurbano”, trabajo que viene a ser su tercera entrega bajo el sello Fat Flava, siendo los primeros “NDL90” (Niño de los 90) del 2015 y “Mix Tape” del año pasado. Esos trabajos los ha grabado con su eterno colaborador, el DJ Ropo, quien hace las scratches y Santino, que pone las letras en una dupla que se conoce hace varios años de la costa de la V Región, ya que el rapero hizo sus primeras rimas inspirado en las calles del balneario Las Cruces donde nació y creció, mientras que Ropo proviene del puerto de San Antonio. “Toda esta música nace de la dupla que hacemos con DJ Ropo, incluso cada vez que me invitan a participar en algún proyecto de otro artista, le pido a él que me haga unas bases para armar los temas”, explica Rick sobre su método de creación.

 

Caminando por las mismas calles de Don Nicanor

En su infancia Santino vivía con su familia en Las Cruces, pero su educación básica la hizo en Cartagena, entonces recién cuando entró a octavo básico comenzó a estudiar en Las Cruces y a su vez a hacerse amigo de varios raperos que vivían por las mismas calles que él recorrer día a día. Recuerda Rick: “Al principio yo no sabía hacer ni una rima, solo me dedicaba a pintar grafitis y miraba y escuchaba lo que hacían los raperos de mi cuadra. Yo debo haber tenido unos 12 o 13 años y había uno que tenía unos 15 que se llama Rzogero, que era como de la vieja escuela de allá y ya había hecho algunos temas. Eso nos inspiró a todos”.

Mientras se impregnaba de las enseñanzas de la calle, Rick recuerda que siempre escuchaba historias de quizás el habitante más famoso de ese balneario: El antipoeta Nicanor Parra. “Había una buena de Don Nicanor que se la escuché a varias personas: Una vez un tipo que estaba muy ebrio tirado en el suelo frente a una botillería. Entonces en esa pasa Don Nicanor al lado de este curado y le dice cosas de por qué está así tan mal en el suelo. El curado sin poder levantarse le contesta ‘De algo nos tenemos que morir…”. Don Nicanor lo escucha, entra a la botillería, sale con una cajetilla de cigarros en la mano, se los tira y le dice: ¡Muérete!. Igual es como un mito urbano que hay allá”, recuerda Santino, que solo ha visto al antipoeta un par de veces en su vida: “Mis papás tienen una picada que abre en verano y Nicanor iba a servirse una cazuela de vez en cuando”.

Historias como esas más otras de varias personas de su zona y las que él mismo Rick estaba viviendo en sus caminatas diarias con sus spray le permitieron tener la inspiración suficiente para formar su primer grupo llamado FGL, al que luego le siguió un dúo que armó con un primo de Buin apodado Mauro Dee con el que grabó dos discos y dos EP, en los años en que Santino se vino a Santiago a estudiar sonido al DUOC. Mientras estudiaba y hacía música, el artista urbano tuvo varios empleos que él califica como trabajos bien de mierda: “Estuve en un lugar en que lavaban autos, estuve como bodeguero en un Sodimac, también garzoneando en varios restaurantes en Lastarria, en Las Condes y hasta en un McDonald. Fueron varias pegas que varias veces me hicieron cuestionar la existencia, pero de todo se aprende en la vida”.

 

Metiéndose en el underground

Rick Santino recuerda que su disco “Inmigrante en la ciudad” del 2012 fue su primer trabajo que le dio la posibilidad de empezar a hacerse conocido en la escena underground del hip hop en Santiago, tocando en cualquier lugar y comuna gracias a los contactos que se fue armando en ese tiempo y que le permitieron llegar a formar parte del sello Fat flava en el 2015: “Ellos hacen todo el manejo y yo me dedico a rapear, porque sé que no podría ponerme a ver números, contratos y cosas asi”.

Y mientras se encuentra en los primeros días del nacimiento de su EP “Interurbano”, que ya se escucha tanto en Chile como en los medios under de Estados Unidos y Europa, Santino reparte su tiempo entre su música y su trabajo en una empresa de audífonos para sordos ubicada en Providencia. “Reparto mi tiempo entre las dos cosas. Todas las noches trato de hacer algún tema nuevo por siento que siempre hay que estar haciendo música. Que el outro de tu último disco sea el intro de tu nuevo disco, sea solista o colaborando con otras personas”.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Artistas, EntrevistasLos comentarios están deshabilitados en Rick Santino: “Siempre hay que estar haciendo música. Que el outro de tu último disco sea el intro de tu nuevo disco”